miércoles 10 enero, 2018

[ENTREVISTA] JUARMA


El pasado mes de diciembre tenía lugar la presentación de “Historia Inventada del Punk”, última creación de Juarma, en esta ocasión acompañado por Jorge B. Ortiz. Aprovechamos la ocasión para hablar, tras una lectura que nos divirtió y también nos hizo reflexionar, con su coautor, que es sin duda el ilustrador granadino de mayor renombre en la actualidad.

Juan Manuel López, Juarma, ha conseguido situar a Deifontes en el mapa de la ilustración española gracias a una actividad imparable que se inicia hace ya más de una década. Desde sus comienzos, en fascines fotocopiados, ha ido expandiendo la “mala leche” de una vida, una visión del mundo, a contrapelo descargándola a través de un humor, más que gráfico, radiográfico que consigue llevar la fealdad nos rodea e invade a la categoría de arte. Obras que han captado el interés y la llamada a colaborar en publicaciones como VICE o El Jueves, entre las que destacan “Amor y policía”, “Libertad para lo mío” o “Romance Neanderthal” muestran a un autor que, como es descrito por Jordi Costa en el prólogo de “Carita de gitano con sida”, “no es el animal que cree ser: es un poeta, un filósofo, un alma trenzada de sabiduría, hipersensibilidad y conflicto con el mundo”. Los destellos del acero que choca y rechina en este su duelo interno brillan también en su faceta literaria. La pasada primavera publicaba el poemario “Poemas escritos a navajazos”, y según ha declarado en las redes sociales, ha concluido la elaboración de una novela a estrenar: “Al final siempre ganan los monstruos”. A caballo entre la ilustración y el relato se encuentra su última creación en ver la luz, una “Historia Inventada del Punk”, en colaboración con el poeta Jorge B. Ortiz y editada por Ondas del Espacio. En torno a ella en particular y a él en general (siempre presente en los trazos y bocadillos de sus viñetas) gira esta conversación.

25157954_803713886477945_4929676325630557984_n

Acabas de terminar una novela, “Al final siempre ganan los monstruos”, y has publicado hace poco el poemario “Poemas escritos a navajazos” ¿Cómo se relacionan en ti el dibujo y la escritura? ¿Son tus ilustraciones una primera forma de plasmar un relato o de reflejar los sentimientos que dan lugar a un poema?

Para mi escribir textos o dibujar viene a ser lo mismo: soltar la ira, dar una patada a todo o buscarle algo de sentido a las cosas. Supongo que se relacionan por eso. Llevaba mucho tiempo sin escribir, pero la novela ha salido rápido, de una forma muy natural, absurda e inexplicable. He disfrutado mucho. A mi la página en blanco no me da miedo, me aterra quedarme quieto y no soltar la rabia.
Antes que los dibujos, estaban las cosas raras que escribía y que muy pocas personas han leído. Hace quince años que no escribo poesía. Ese es el origen de los chistes. Con las viñetas pretendía reírme un poco de todo eso, de la forma en que entendía el mundo, de lo que sentía. En el fondo todo viene a ser lo mismo, un señor de Deifontes pataleando y escupiendo cosas que nadie va a entender en la vida.

El texto de la contracubierta de “Romance Neanderthal”, publicado en 2016, viene firmado por Jorge B. Ortiz ¿Teníais planeado por entonces hacer esta historia conjunta? ¿cuándo surge la idea exactamente?

Sí. Jorge y yo empezamos a hacer este tebeo hace más de cuatro años. Cuando saqué Romance Neanderthal, Historia inventada del punk ya estaba casi terminado. Hemos tardado como año y medio en editarlo. Supongo que es un proceso anómalo y difícil de explicar. Si te fijas en Historia inventada del punk, la tipografía del principio es distinta a la del final, porque ha sido un proceso largo. Hecho a ratos, por impulsos, improvisando. No pensaba que iba a quedar tan bonito o que lo íbamos a editar con una gente tan detallista como Ondas del Espacio. La idea surgió de Jorge. Nos conocimos, me lo propuso, me pilló en un día tonto y me lió.

¿Os costó mucho a Jorge y a ti compenetraros, teniendo en cuenta que sois dos artistas que aportan cosas desde diferentes disciplinas?

Al principio nos entendíamos regular. Pero Jorge es la persona más empática y tranquila que he conocido en la vida y poco a poco nos fuimos pillando el punto. Nos hemos adaptado bien el uno al otro y ha sido una gran experiencia, que me ha dado muchos buenos amigos por el camino. Además, si no hubiese conocido a Jorge nunca habría publicado Poemas escritos a navajazos.

25158240_904077489766542_5533111023665979636_n

El título “Historia Inventada del Punk” puede hacernos recordar la crónica, digamos, oficial en torno a la cuestión “Por favor, mátame”, la Historia Oral del Punk ¿Para vosotros tienen más importancia las historias vividas por las personas que la Historia con Mayúscula que a todos se nos cuenta?

Supongo que estamos un poco de acuerdo en lo de ser incrédulos. De alguna forma somos nihilistas. Todo el que haga algo por si mismo en estos tiempos tan subnormales en los que vivimos es un poco nihilista. No creemos en nada y eso es lo que tenemos en común. Las historias oficiales y articuladas están muy bonitas, pero nos la sudan, porque estamos convencidos que son una mentira que se ha escrito para vender o imponernos una visión de la realidad. ¿Tú te crees algo? Yo ni creo en mi mismo.

A tenor de la variedad estilística de las canciones que acompañan la lectura de vuestra obra y de muchas de las escenas históricas que aparecen en ella (anteriores y posteriores al 77) parece que habláis del punk como actitud más allá de cánones musicales y estéticos, como algo que estuvo, está y estará ahí.

Es que el punk es actitud, al menos la forma en la que lo hemos entendido nosotros. Es hazlo tu mismo. No se trata de llevar una chupa de cuero, ropa súper chula o poner cara de malotes en las fotografías. Camarón es punk. Lady Gaga es punk. El trap es punk. Nos quedamos en eso. El punk es una forma de rebelarte, es una forma de hacer las cosas distintas, es otra manera de pelear. Te puedes vestir con un chándal y ser más punk de lo que va a ser un punki que huele bien en la vida.

Uno de los Bonus Tracks de “Historia Inventada del Punk” está dedicado a la lucha feminista. Los deseos de ser punk han de ser, dentro del mundo patriarcal en que vivimos, más fuertes en la mujer.

El mundo que hemos construido los hombres es un asco. Eso es así. Muy bien te tienen que ir las cosas o mucha pasta tiene que tener tu papá para defender esta puta mierda de sociedad asquerosa en la que vivimos. Si alguien enseña los dientes, me parece maravilloso. Ojalá las mujeres puedan cambiar las cosas y darnos un mundo mejor que este.

¿Podríamos afirmar que la conclusión o la moraleja de la historia del punk, a nivel personal, es que la dignidad radica en seguir siendo rebelde a pesar de tener la derrota asegurada en la pugna por cambiar el mundo?

Todas estas cosas que hacemos son una forma de rebeldía. Estamos en un agujero y por mucho que hagamos nunca vamos a poder salir. Hacemos esto para rebelarnos, para expresarnos, para soltar la rabia, para entretenernos, para enfrentarnos al puto mundo y a los putos valores en los que nos han criado y con los que nos someten cada día. La música o el arte canalizan toda esa rabia. Es lo maravilloso del trap o del reggaetón o de los tebeos de Ana Mushell, por ejemplo. Mientras el punk se vuelve clasista, endogámico y artificial, la gente sigue enseñando los dientes de otras formas.

18

Tu nombre nos trae inmediatamente a la memoria el de Jualma Eskorbuto. Por lo que muestras en tu obra, al igual que la banda vasca, se deduce que eres un antitodo, pero ¿hay algo en lo que estés a favor?

En Deifontes, de pequeño, me llamaban Juarma. La “n” nunca la pronunciaba nadie y la sustituían por una “r”. Siempre me ha gustado mucho Eskorbuto, pero lo de elegir ese nombre no tiene nada que ver con la admiración que les profeso. Muchas veces me arrepiento de haber usado “Juarma” para los chistes. Me habría gustado más firmar como “Juan Manuel”. Mucha gente me llama “El Juarma”, como si se hubiesen comido un puchero conmigo o fuesen colegas de mi chupipandi. Porque la gente es así de payasa en general.

Creo en el amor, en la rebeldía, en el inconformismo. No le tengo fe a muchas cosas. Pero en las que creo: a muerte voy con ellas.

Últimamente se está acusando al humor de ser, en muchos casos, políticamente incorrecto e incluso de incurrir en delito ¿Por qué crees que un simple chiste pueda ser tomado tan en serio?

Porque viene muy bien para tenernos entretenidos a los tontos. Un chiste tiene muchas lecturas, su sentido nunca es literal, te da otro punto de vista. A los poderosos y a los subnormales y a los chivatos les da mucho juego. Nos pintan los chistes como algo peligroso porque les compensa que perdamos el tiempo debatiendo chorradas en lugar de abordar problemas serios. Cualquier paleto tiene una opinión sobre los límites del humor, pero sobre los límites de las injusticias… eso es otro cantar.

Ojalá los chistes fuesen peligrosos. Ojalá cambiasen algo. Ojalá tuviesen otra utilidad que no fuera sacarte una sonrisa. El humor es complejo, pero es inofensivo. Igual les molesta tanto porque es libre y hay muchas personas que no saben gestionar ni su propia libertad y les molesta la de los demás. Yo qué sé.

En vista del estado en que nuestra especie ha dejado el planeta y la sociedad, si pudieras viajar en el tiempo hasta la aparición del hombre ¿qué consejo le darías a ese primer grupo de cazadores-recolectores?

Que le dieran una descarga eléctrica con un taser en los huevos al primer cazador-recolector codicioso.

12106714_423428111189276_6603275847742866906_n

Esperemos que, fiel al ciclo de la vida, Juarma continúe por mucho tiempo haciendo de la putrefacción en que estamos sumidos caldo de cultivo, sopa cósmica para la generación de nuevas criaturas grotescas, mosqueadas y entrañables. Mientras tanto, puedes disfrutar de la “Historia inventada del Punk” adquiriéndola a través de Ondas del Espacio o en tiendas especializadas como OVNI Bazar Bizarro o Subterranea Comics Discos ¡Que la furia y la mugre le acompañen!

[José de la Interzona]
Ilustraciones: Juarma
Fotos: Ondas del Espacio y OVNI Bazar Bizarro


There are no comments yet, add one below.

Leave a Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *